Posibles Razones Por Las Que No Pierdes Peso Mientras Haces Dieta

Es algo que nos pasa a la mayoría. Estamos haciendo dieta, ejercitándonos, y aún así no perdemos peso. Cada viernes vamos a la balanza y simplemente no hay resultados. De hecho, nos frustramos tanto por el hecho de que la balanza no se mueve que le pedimos prestadas las balanzas a nuestros amigos para comprobar que no está dañada la nuestra.

comienza_a_adelgazarCuando nos damos cuenta de que no sucede eso, es hora de evaluar por qué no estamos perdiendo peso.

Frecuentemente, luego de hacer dieta por un tiempo decidimos que podemos dejar de medir tazas y gramos. Y entonces es cuando nuestros maravillosos resultados desaparecen y dejamos de ver las libras irse. La razón de esto es que dejamos de medir y nuestras porciones se hacen más grandes de lo que eran y sin saberlo estamos consumiendo más calorías de lo que nos damos cuenta.

También, como estamos ejercitándonos, nuestros cuerpos empiezan a adaptarse y necesitamos continuar con nuestra rutina para garantizar que sacamos los mejores efectos del ejercicio. Estas son normalmente las razones más comunes por las que dejamos de perder peso.

Sin embargo, hay asuntos médicos que pueden estar causando que no pierdas peso.

A veces los problemas médicos pueden afectar la habilidad de perder peso. El Síndrome de Cushing puede detener la pérdida de peso debido a que las glándulas de la adrenalina producen demasiada cortisona. Esto causa peso añadido que puede ser confuso y frustrante.

El síndrome de ovarios poliquísticos también puede causar pesos extra excesivos. El hipotiroidismo también puede causar subidas de peso debido a un metabolismo lento que te hace almacenar más grasa. El Síndrome X puede causar subida de peso porque tu cuerpo se hace resistente a la insulina y por ende tendrás problemas con el metabolismo.

Los cambios hormonales pueden causar también subida de peso, especialmente en las mujeres.

Algunos problemas psicológicos pueden causar que ganes peso de forma enfermiza también. La depresión es uno de esos problemas. Cuando las personas se deprimen tienden a comer más. ¿Alguna vez has oído “comerte tus emociones”? Bueno, eso es exactamente lo que sucede y causa que ganes peso.

El estrés también causa subidas de peso. El cortisol es liberado cuando estás estresado lo que hace que tu cuerpo retenga más grasa e incremente tu peso. No creas que es el estrés es solo el trabajo o la vida. El estrés incluye la ansiedad, el dolor, e incluso se manifiesta físicamente en el cuerpo.

Algunos aspectos del estilo de vida también pueden causar que el peso no disminuya. Un ejemplo de esto es beber alcohol. Ya que el alcohol es un carbohidrato tiene la habilidad de elevar tu azúcar en la sangre lo que causa incremento de peso.

Así que si tienes problemas para perder peso piensa si en el pasado has tenido una ingesta fuerte de alcohol. Quizás fuiste a una boda o saliste con tus amigos con más frecuencia. Como sea, un mayor consumo de alcohol puede definitivamente uno de los disparadores ocultos que bloquean tu éxito al perder peso.

La medicación también puede causar que dejes de perder peso repentinamente o que tengas problemas para empezar a perderlo. Diabetes, presión sanguínea, problemas cardíacos, desplazamiento de hormonas, anticonceptivos, corticoesteroides, y medicaciones para la epilepsia pueden causar que la pérdida de peso sea más complicada.

Antipsicóticos y drogas para la depresión también pueden tener este mismo efecto. Si estás tomando alguna medicación y tienes problemas para perder peso, echa un vistazo a los efectos colaterales, si dicen que podrían incrementar tu apetito esa puede ser la razón de tu problema.

Algunas medicaciones pueden incluso afectar tu metabolismo así que deberías buscar la forma de acelerarlo. Si descubres que estás teniendo problemas para perder peso mientras tomas alguna medicación deberías consultar a tu doctor para chequear si existe alguna otra opción que puedas usar. Ellos podrían recomendarte otro medicamento que no afecte tu apetito o tu metabolismo en un grado tan alto.

Otra razón por la que podrías estar teniendo menor éxito en tu pérdida de peso es que no duermes lo suficiente. Dormir es una función muy importante para el cuerpo (fue algo impactante cuando lo descubrí en www.MejorSaludYa.com). El cuerpo necesita dormir para regular las hormonas que nos permiten mantener un peso saludable y sin un descanso nocturno decente, nuestro cuerpo no tiene tiempo de regular estas hormonas.

perder_peso_rapidoSi revisas tu cronograma de siestas actual y ves que no tienes suficientes espacios de sueño, necesitas reestructurarlo.

Cuando te des cuenta de lo importante que es dormir, definitivamente querrás dormir más. Si estás teniendo problemas para dormir, intenta remedios naturales como la melatonina.

Si eres incapaz de dormir debido al estrés, busca un programa para el manejo del estrés que te permita dormir más y que tu cuerpo trabaje mejor en la pérdida de peso.

Enfócate en los ingredientes de tus comidas. Chequea si estás comprando algo nuevo que pueda estar obstaculizando tu pérdida de peso. Asegúrate de no estar comprando algo procesado que te cause más calorías para quemar.

Revisa si hay algo que hayas añadido recientemente a tu dieta. Si descubres que lo has hecho, inmediatamente cambia tus hábitos alimenticios. Luego de una semana reevalúa tu pérdida de peso.

No perder peso es algo muy frustrante. Es muy difícil intentarlo con todas tus fuerzas y no ser capaz de lograrlo. Asegúrate de crear una lista de cosas por hacer para resolver todos estos problemas y revisa tu estilo de vida.

Podrías encontrar algo tan simple como comprar comida saludable que realmente no lo es. Podrías descubrir que realmente no estás durmiendo lo suficiente. Cualquiera que sea el problema, evaluar el último mes te permitirá ver los cambios que hiciste y te ayudará a descubrir por qué tu pérdida de peso se detuvo.

No dejes que esto te detenga. Todos hemos tenido momentos en los que pensamos que éramos exitosos y descubríamos que algo muy sencillo estaba alejándonos de los resultados que queríamos ver. ¡Sigue adelante! ¡Definitivamente puedes superar esto!